Correlimos tridáctilo, playerito blanco

Casi nunca los veo, porque no están o porque no miro lo bastante. Mirar es pensar, dice Juan Ramón mirando al mar. Era noviembre o diciembre en la foto del correlimos que llega persiguiendo las espumas fugitivas desde el silencio boreal, un ave siempre actual como los locos son (1). Las alas a la espalda y cabizbajo, como considerando el resuello bronquítico del mar mientras sondea con puntadas diligentes, trémolos y ráfagas los minutos de la arena. La taquigrafía del correlimos me recuerda a los viejos pensativos de los parques, al corazón agitado y derrochador de la máquina de coser de mi madre y a que Andrés aseguraba que nacemos con las respiraciones contadas. Natalia sostenía que lo que nos viene calculado son los polvos y que hay lagartos que toman aire una vez a la hora y pueden pasar meses sin comer en Nueva Zelanda. Correlimos es compuesto léxico transparente, de un tipo que guarda la pujanza densa de la palabra holofrástica infantil, porque el tema verbal concede a la voz categoría de relato. Correlimos es fábula y no diccionario.
Para enero oscuro, el pájaro vibrante y soleado que pensé en una orilla de diciembre.

(1) La frase de Bellow es así: «Pero los locos siempre son actuales, del modo en que los andarríos corren en las playas por delante de la línea de espuma». (Saul Bellow, Son más los que mueren de desamor, Debolsillo, 2005, p. 96).
Anuncios

8 comentarios en “Enero de nuevo. (El correlimos)

  1. Me ha gustado eso de «mirar es pensar». Yo las primeras fotos de aves que hice, para estrenar cámara, se las hice a las gaviotas, que se dejan y son muy resultonas. Pero las primeras fotos perseguidas, ya con curiosidad ornitológica, se las hice a los correlimos de la playa de San Vicente de la Barquera, que llegan en pequeños grupos de vuelo muy rápido y rasante, al borde del agua, y luego se separan a comer sus pulgas. Un pájaro simpático el correlimos.

    1. Es muy gracioso, me quiere como recordar a un hombrecillo de tebeo pero solo me sale Mr. Magoo, que no es. Aquí también los he visto en grupos, en el Regatón. Este de la foto andaba con otros dos, y antes otra vez había pillado a uno que estaba solo, para cuando me acerqué lo suficiente ya se había asustado. Los miopes y los pájaros tenemos romances muy cortos.

  2. Para mí, mirar es no pensar, pero no vayamos a enfadarnos: acordemos que discrepamos.
    Acordemos también ese recuerdo al viejo pensativo.

    1. Me haces pensar y lo tengo que mirar. Mira, esto es lo que dice Juan Ramón:

      «Mirar, a veces, es pensar. En su infinito movimiento alegre, el mar me piensa y me da, hecha, una hermosura maravillosa como mi pensamiento en su mejor hora. Se dijera, el mar, un pensamiento mío sobre el mar». Y más adelante: «Siempre vence el inmenso olvido del mirar». Eso ya se parece más a lo que tú dices. Acordemos, Holmesss.

  3. Te lo copio entero. El poeta Jiménez no es para todos los gustos, pero ya que ha salido y a lo mejor te place, está en el Apéndice de Diario de un poeta recién casado y se titula «ELEGÍA ALEGRE»:

    «Mirar, a veces, es pensar. En su infinito movimiento alegre, el mar me piensa y me da, hecha, una hermosura maravillosa como mi pensamiento en su mejor hora. Se dijera, el mar, un pensamiento mío sobre el mar.
    Nada mejor que este mirar lo cercano y lo lejano a Norte, a Este, a Sur, a Oeste, sentirse el alma colgada de los cuatro innumerables espectáculos. Un punto surgen en mi mente, con su mala costumbre, las ideas, pero es borrada cada una por una y nueva ola en la mar, en mis ojos, que las sepultan, para siempre, en luces, en colores, en sonidos. ¡Siempre vence el inmenso olvido del mar!
    ¡Mirar, mirar, solo mirar, y ver mi pensamiento como un muerto que, cayendo en el mar, se pierde al punto de caer, cuyo recuerdo es solo una limpia y llena alegría superficial, más bella, mil veces, para mí mismo que mi fantasía, a pesar de tanto verso en contra! Elegía: el pensamiento de los ojos».

    1. Para ver más y para ver mejor, JrG. No sé si es lo mismo. Me he acordado del uso que se le da para advertir, como en «Mira que te mira Dios, mira que te está mirando…».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s