Oreja de mar, haliotis o abulón. De «característica forma auricular» y vientre nacarado muy vistoso. Algunas perforaciones respiratorias le sirven para expulsar el agua y aferrarse mejor al sustrato.

Al mar, al mar. «Al mar» es el primer poema de Ventanas altas. De todas las excursiones felices la más feliz es el mar: «the miniature gaiety of seasides», el regocijo iluminado de las playas infantiles colmadas. Vuelvo a la playa en los permisos del otoño y hoy he llegado pronto, con el vaho que barría la arena vacía mientras yo buscaba los sonidos perdidos en el hueco de la mano, sutiro de los veranos. Sutiro nació en Autoridades (1), que lo daba en su letra por gala de alguna parte de la Andalucía y duró hasta la edición de 1822. Desapareció luego, por insignificancia o desuso, volvió a las nieblas de la región y ya no consta más; no figura en el Vocabulario de Alcalá ni se descubre en el Atlas, tampoco está en el Tesoro de Alvar: si alguien la dirá o recordará aún de su casa aprendida, si se ha perdido; si nunca existió, triste fantasma lexicográfico hijo solo del error de la letra y fruslería que alimento a porfía. Para qué sirve una palabra que solo entiendes tú, una palabra privada cuya concha está vuelta sobre la oreja de quien la pronuncia, la tetera de Carelman, cuyo pico mira al asa y es imposible por inútil. Una palabra moluscular desnuda y agonizante a falta de vehículo, sepultada en la cascarilla de las ensimismaciones. Me he acordado de Egor, el gigante de Cartarescu, y del nautilo del que brotan los sueños. Me he acordado de que todo el desarrollo de la especie descansa en su capacidad de producir sonidos. La playa toda es la oreja y el aire silba en la boca de las botellas que deja el agua.
Al llegar al agua, desnuda y torpe, el verano aún ocurre. (2)

(1) SUTIRO. s. m. El ruido, que forma el oído apretándole con la palma de la mano. Es voz usada en parte de la Andalucía. Lat. Auris susurus. (RAE, Autoridades, VI, 1739)
 
(2) The white steamer has gone. Like breathed-on glass 
The sunlight has turned milky. If the worst 
Of flawless weather is our falling short, 
It may be that through habit these do best, 
Coming to the water clumsily undressed 
Yearly; teaching their children by a sort 
Of clowning; helping the old, too, as they ought.
(Philip Larkin, «To the sea»; últimos versos).
Anuncios

2 comentarios en “Sutiro

  1. Muy sugerente, Proc. La experiencia de vida siempre puede sublimarse. Y aquí se logra.
    Con bellas imágenes alusivas.
    Y es que el mar nunca es silencioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s