img_20161030_122140
30 de octubre
img_20161031_130203
31 de octubre
img_20161031_124403
31 de octubre
img_20161031_124408
1 de noviembre

Entre octubre y noviembre hubo muchos días seguidos de niebla, grandes nieblas de noche y de días que amanecen con niebla y la niebla se queda. «Se ha metido la niebla» o «se ha echado la niebla» y «no levanta la niebla» se dice de la niebla como se diría de un animal que observamos, por el que nos interesamos. La he visto correr por la playa en volutas menudas innumerables hacia adentro siempre, tropa de toses de fumador que salen del mar porque en el agua fría son los chiqueros de la niebla. El nº 210 de Dickinson dice The thought beneath so slight a film—/ Is more distinctly seen—/ As laces just reveal the surge—/ Or Mists—the Apenine. Mirando las fotos que hice me doy cuenta de que la niebla proporciona una forma de consideración o desvelamiento elemental: una gaviota, la línea que separa la tierra del agua apenas y las siluetas de los que caminan, a veces con alegres jerséis rojos. Ellos, el Apenino y aquello que importa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s